Tengo los ojos secos

Tengo los ojos secos…

Lloré demasiado en su debido tiempo, y ahora, ¿qué queda? Lo único que queda es un par de ojos, ojos más secos que la arena del desierto. 

¿Se lee exagerado?

Posiblemente.

La vida consta de ciclos, de círculos que deben ser cerrados. Pequeñas llagas que por más que se tocan, más duelen, y se vuelven más profundas. Sin dejarlas sanar.

¿Por qué este escrito tan extraño?

Por lo general lo que escribo es extraño, pero, este texto en especial, es por un “corazón que se esconde”.

Como mencioné al inicio, tengo los ojos secos, ojos secos porque quiero llorar y no puedo. Ojos secos porque cosas buenas acabaron tan radicalmente de un día para otro.
Ojos secos porque la vida te quita cosas que anhelaste por mucho tiempo y costó obtener. 

Ojos secos porque no extraño a alguien, sino algo.

Algo que no he podido encontrar y perdí hace mucho tiempo. Algo que ya dejé de buscar hace algún tiempo. Y se que no encontraré.

Ese algo me ha dejado los ojos secos.

Y aunque se lea confuso, (y es que ni yo mismo se lo que escribo) estoy agradecido con la vida, pero…

Pero…

…Pero, que más da… 

Me inspiré en escribir algo como está mi mente, confusa, enredada, rara.

Lo único que sé, y que puedo compartir con usted lector, que quizá no conozca, y si sí, no lo sabré. Es que extraño algo, algo que dejé de buscar, y, por eso tengo los ojos secos.

 

Adolfo Penados

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: